Inicio > Uncategorized > Inscripción y matriculación del alumnado en la escuela

Inscripción y matriculación del alumnado en la escuela

9 marzo 2010

En la siguiente presentación podrás informarte sobre las diferentes opciones laicas a la hoar de inscribir o matricular a tus hijos/as en un centro de enseñanza. Se elaboró en mayo de año pasado, pero, si las instrucciones de la Delegación de Educación cambian, lo que es poco probable, os mantendremos informados. También podéis leer la carta publicada en el Diario Córdoba sobre este tema, en junio del año pasado.

RELIGIÓN Y ATENCIÓN EDUCATIVA EN LA ESCUELA (DIARIO CÓRDOBA 17.06.09)

La elección de la asignatura de Religión se rige en Andalucía por los Decretos 230/ 2007 (Primaria), 231/ 2007 (ESO), 416/ 2008 (Bachillerato) y 428/ 2008 Infantil. En virtud de los mismos, la Administración Educativa garantizará que los padres y madres del alumnado de 2º Ciclo de Infantil, Primaria y Bachillerato puedan manifestar la voluntad de que sus hijos/as reciban enseñanza religiosa, eligiendo entre las cuatro confesiones con las que el Estado mantiene acuerdos. En la ESO, además, se añade una opción religiosa no confesional: la asignatura Historia y Cultura de las Religiones. Estas materias son evaluables y computan a efectos de promoción y de titulación.

Los centros deberán informar a los padres y madres de la oferta existente en materia religiosa y nosotros/as podemos manifestar voluntariamente el deseo de que nuestros hijo/as cursen enseñanza religiosa, cumplimentando, en la primera matrícula, el impreso que, como anexo, nos será facilitado con el resto de la documentación, sin perjuicio de que esta decisión pueda modificarse en cursos posteriores. En el citado anexo solo figuran las cuatro religiones y, en la ESO, además, la opción no confesional, pero religiosa, de Historia y Cultura de las Religiones.

En el caso de que decidamos que nuestros hijos no cursen Religión, “los centros docentes dispondrán las medidas organizativas para que los alumnos y las alumnas reciban la debida atención educativa, que en ningún caso, comportará el aprendizaje de contenidos curriculares asociados al conocimiento del hecho religioso ni a cualquier área de la etapa. Estas medidas deberán ser incluidas en el proyecto educativo del centro para que padres y tutores las conozcan con anterioridad”. Además se recoge, en otro lugar de los citados decretos, que “la elección de la Religión o la Atención Educativa no debe suponer discriminación alguna”.

Hasta aquí la norma. En la práctica, cada centro es un mundo. En primer lugar hay que recordar que los impresos de matrícula oficiales de la Consejería de Educación no deben contener referencias a las opciones religiosas. Desparecieron a instancias de un grupo de padres y madres laicistas, bajo el amparo del principio constitucional por el que nadie está obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias (artículo 16.2). No obstante, como los centros deben recabar esta decisión por escrito, el procedimiento seguido varía de unos a otros, pero siempre ha de hacerse en un impreso anexo, según las directrices marcadas por la autoridad académica. No obstante, casi todos tienen algo en común: No informan sobre las características de la asignatura de religión, con sus dos modalidades en la ESO (confesional y no confesional) y su evaluación.

En algunos sobres de matricula desaparece misteriosamente la atención educativa, utilizando una estrategia un tanto retorcida. No se dice nada de ella. Los impresos de matrícula incluyen las diferentes opciones religiosas: católica, judía, evangélica e islámica junto con la Historia y Cultura de las Religiones, tratándolas de la misma forma que las materias optativas e instándonos a poner una cruz en alguna de ellas, sin informarnos de lo que van a hacer nuestros hijos/as cuando los demás vayan a clase de religión.

Se está produciendo, además, un gravísimo error al confundir la opción de no religión con Historia y Cultura de las Religiones, con enseñanza alternativa o simplemente con “nada”, cuando existe la obligación legal de disponer medidas, dentro del proyecto educativo, para que el alumnado reciba la debida atención educativa. Por tanto, su omisión, por activa o pasiva, es una clara vulneración de la ley.

También tenemos constancia de que hay centros en los que se agrupa al alumnado por religión confesional, no confesional y atención educativa, para facilitar los horarios y la organización, segregando y discriminando al alumnado por su convicciones; lo que atenta contra el sentido común, los derechos y la normativa mencionada.

Finalmente consideramos que esta situación, que incluye la desinformación sobre las medidas organizativas para atender al alumnado que no recibe clase de religión, es una asignatura pendiente. No de los centros educativos, sino de todo el proceso de la democracia, como un lastre heredado de tiempos donde la educación era confesional y en la que los laicos nos sentimos apartados, porque nuestro punto de vista es la defensa del espacio público para el dialogo y la convivencia y no para la discriminación.

Creemos que las Delegaciones provinciales deberían exigir a las Direcciones de los centros el cumplimiento estricto de los decretos anteriores. Mientras tanto, seguiremos luchando por una enseñanza verdaderamente laica, en la que la religión quede fuera del horario escolar, para ser impartida en sus espacios naturales, como son las iglesias o las congregaciones.

Manuel Luque/ Casimiro Barbado

Anuncios
Categorías:Uncategorized Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: