Inicio > Laicismo institucional, Ritos de paso, Simbología religiosa > PRESENTACIÓN AL SR. ALCALDE DE CÓRDOBA el 12 de enero 2011

PRESENTACIÓN AL SR. ALCALDE DE CÓRDOBA el 12 de enero 2011

16 enero 2011

El laicismo defiende pura y simplemente la separación entre las instituciones del Estado y las iglesias u organizaciones religiosas; garantiza la libertad de conciencia, que en España está contemplada en la Constitución, y avala el cumplimiento del respeto a la libertad de pensamiento y a la libre elección de la moral privada de cada ciudadano. Por lo tanto, el laicismo no impone, pero sí defiende los derechos ciudadanos ante la imposición. El laicismo es tolerancia, es la garantía donde ninguna democracia es tal si no es laica, si no respeta la libertad de creencias de la ciudadanía.

EUROPA y ANDALUCIA LAICA constituida en el 2001, y cumpliendo diez años de su  existencia, es una organización plenamente democrática que fija en sus ESTATUTOS los siguientes fines:

1) Defender y difundir el laicismo.

2) Por laicismo entendemos:

a) El individuo, en tanto que ciudadano, es el único titular de la libertad de conciencia, que debe ser protegida por el ordenamiento jurídico. Toda fe o confesión religiosa es atributo de una conciencia individual, nunca de una entidad colectiva (pueblo, sociedad, estado o asociación)…

b) Los individuos miembros de entidades colectivas poseen el derecho a que se protejan sus convicciones en el espacio propio de dichas entidades,….

c) Los poderes públicos, en el ámbito de su soberanía (supraestatal, estatal o intraestatal), deberán ser no confesionales y neutrales en materia religiosa….

d) Los poderes públicos deberán proteger la libertad religiosa y de culto, entendidas éstas como un aspecto del derecho de los individuos a la libre conciencia sin discriminaciones de ninguna clase, no como derechos de las confesiones religiosas como tales.

e) El instrumento básico para lograr una sociedad laica es la escuela pública, universal, no confesional y financiada íntegramente por el Estado…

Para el cumplimiento de estos fines se realizarán las siguientes actividades:

1) Difusión del laicismo y defensa del mismo a través de todos los medios al alcance de nuestra asociación, con el único límite del impuesto por las leyes.

2) Apelaciones ante los organismos públicos y privados, partidos políticos y organizaciones directamente relacionados con los objetivos de nuestra asociación, en favor del respeto a la estricta aconfesionalidad del Estado. Dichas apelaciones tomarán la forma de denuncia allí donde los principios sostenidos por nuestra asociación, amparados por el Derecho, resulten vulnerados.

La asociación podrá organizarse en estructuras locales y/o territoriales, que llevarán a cabo los fines de la asociación en el ámbito que les corresponda.

……

Y en base a ello se constituye CÓRDOBA LAICA:

Córdoba Laica se constituyó como organización el 22 de mayo del 2009, al amparo legal y organizativo de Andalucía-Europa Laica, de los que tomamos sus objetivos y líneas de actuación, puesto que en la sociedad cordobesa no hay un referente organizativo que se identifique claramente con los preceptos laicistas.

Vamos reforzando nuestra presencia en los medios de comunicación, mediante la denuncia por el sistema de agrupamientos en los centros educativos y la falta de contenido de la alternativa a la asignatura de religión, sin olvidar que esta debería impartirse  fuera de los centros educativo; así también denunciamos la presencia de símbolos religiosos en edificios público, la asistencia de los representantes políticos e institucionales a los actos religiosos y la presencia de símbolos institucionales en las manifestaciones religiosas.

Los medios digitales utilizados por la organización para nuestra difusión, debate y denuncia van desde nuestra página a nivel estatal, http://www.laicismo.org, y el OBSERVATORIO DE LA LAICIDAD, y a nivel local, www.cordobalaica.wordpress.com y la página de  facebook.

RITOS DE PASO

La Constitución de 1978 responde a un pensamiento constituyente congruente con la idea del Estado Social y Democrático de Derecho que compromete a los poderes públicos no sólo con un mandato de garantía negativa de los derechos y libertades sino que les obliga a una actitud proactiva de modo que estos no pueden conformarse con un mero dejar hacer sino que están obligados a promover unas condiciones de igualdad y de libertad reales, así declara en su Artículo 9.2:

“Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.”

Entre aquellas libertades fundamentales reconocidas a la ciudadanía están la libertad ideológica, religiosa y de culto mencionada en el Artículo 16:

“Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la Ley.”

El laicismo defiende que el Estado represente a sus ciudadanos en las necesidades como tales ciudadanos. Visto así, los nacimientos, bodas y funerales deben tener un servicio por parte de las instituciones que nos representan. Es un servicio perfectamente asumible por los ayuntamientos, los representantes públicos son muchos más que los religiosos  y en las ciudades grandes  no tienen porque ser ceremonias como las que se conocen, sino una cesión de salas donde los propios funcionarios que están gestionando el edificio den el pésame a las familias en nombre de la ciudad dejando luego que cada uno celebre su ritual.

El acto de bienvenida a la sociedad civil de un recién nacido. Es una acción de un colectivo social que quiere saludar en un acto colectivo a un recién llegado y reclama a un representante de la sociedad a la que pertenece para que presida el acontecimiento, se interpreta como  la contraprestación de lo público al acto obligatorio de inscribir al recién nacido en el juzgado.

Uno de los ámbitos más característicos de toda sociedad humana, en los que se manifiesta la libertad de culto, es precisamente el de las tradiciones religiosas y sociales relacionadas con el culto a los difuntos, y con las honras y ritos fúnebres a través de los cuales los seres humanos nos enfrentamos con el límite de la vida, es decir la muerte y la finitud.

En nuestra sociedad ese trance de la muerte ha venido asociado a la fe religiosa, y las Iglesias disponen de templos y de una larga tradición de honras y ritos fúnebres que permiten a las familias de los fallecidos honrar a sus difuntos, pero en una sociedad abierta y pluralista como la nuestra existen también personas de convicciones secularizadas que ajenos a cualquier iglesia no pueden acceder a unas honras fúnebres de sus difuntos en locales dignos y adecuados para hacer su luto personal y realizar el último adiós a sus difuntos.

Para promover en este terreno una adecuada igualdad entre todos, cualesquiera que sean sus íntimas convicciones religiosas o filosóficas sobre el final de la vida, los poderes públicos pueden y deben facilitar algún tipo de local con aforo y con las condiciones de prestancia y decoro necesarias para que las familias y cualesquiera otros, sean personas físicas o asociaciones, que lo deseen puedan realizar las honras fúnebres, reconocimientos, homenajes o ceremonias que merecen los difuntos.

Para lo cual se puede regular y habilitar, previa petición y autorización, espacios públicos adecuados como los CENTROS CÍVICOS, por la proximidad del fallecido, u otros más amplio en el caso de requerir un espacio con aforo superior al disponible.

En cuanto a las bodas civiles, bien sea dicho que en Córdoba el espacio ofrecido es bastante adecuado y con decoro, pero se ha quedado algo limitado por cuanto se producen largas listas de espera, por lo que pedimos que se alarguen los horarios y los días de celebración, y así dar una mejor prestación a la sociedad cordobesa.

 

También le hacemos nuestro ofrecimiento a participar en los programas educativos que el Ayuntamiento organice en relación a la educación para la ciudadanía, y así como a  cualquier otro proyecto o acto donde podamos aportar nuestro criterio.

Siguiendo nuestros objetivos, que entendemos se corresponden con una sociedad democrática, pretendemos que la institución local considere este Manifiesto, que fue presentado en el Ayuntamiento de Córdoba el 4 de febrero del 2010:

Manifiesto por la laicidad de las instituciones del Estado

CONSIDERANDO

Que el Estado español es un Estado aconfesional, tal como queda expresado en el artículo 16.3 de la Constitución española

Que, sobre esta misma base, todas las instituciones del Estado y todos los cargos y representantes electos para tales instituciones han de ser en calidad de tales aconfesionales

Que los recintos, símbolos, actos y celebraciones relacionados con el desempeño del cargo de esos representantes deben ser igualmente aconfesionales

ES PRECISO

  1. Que en el acto de toma de posesión de cargos institucionales no haya objetos, símbolos y fórmulas pertenecientes a alguna confesión religiosa
  2. Que en el caso de haber por imposición símbolos o ritos confesionales en el acto de posesión de cargos institucionales, se decida no tomar posesión del propio cargo en ese acto
  3. Que en el caso de darse por imposición símbolos o ritos confesionales en el acto de posesión de cargos institucionales y haber decidido no tomar posesión del propio cargo en ese acto, se reclame otro acto de posesión del propio cargo exclusivamente aconfesional
  4. Que las celebraciones y ceremonias públicas  sean aconfesionales
  5. Que en los lugares pertenecientes a la institución para la que se haya sido elegido no haya ningún símbolo confesional
  6. Que en las celebraciones privadas confesionales no haya presencia de cargos públicos del Estado, en calidad de tales y en cualquiera de sus niveles.
  7. Que los representantes del pueblo, elegidos por el pueblo, declaren y proclamen públicamente su voluntad firme e incondicional de llevar a cabo todas estas propuestas, en la medida y en el nivel que correspondan a su cargo.

Y CONCRETAMENTE

  • Que en las ceremonias religiosas no haya representación institucional de la alcaldía.
  • Que en la toma de posesión y juramentos de los cargos se lleven a cabo sin presencia de elementos religiosos.
  • Que los espacios públicos municipales estén libres de símbolos religiosos, así como la retirada de elementos religiosos colocados por particulares con carácter permanente en monumentos  históricos, como el de la Torre Mal Muerta.
  • Solicitamos participar y colaborar en la programación de los cursos de formación sobre la ciudadanía que la institución municipal vaya  a desarrollar.
  • Que la policía local no participe en las celebraciones de la semana santa.
  • Poder participar y debatir en los programas desarrollados en los canales municipales.
  • Crear una comisión para estudiar la creación de espacios donde celebrar los ritos de paso (bautizos, bodas, entierros), para dar respuesta a un sector de la sociedad que no se identifica con ningún credo religioso o es diferente al mayoritario.

Nuestra organización está a su entera disposición, donde el diálogo y el entendimiento es nuestra tarjeta de presentación.

Gracias por su atención.

Córdoba-Andalucía Laica

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: