Inicio > Córdoba Laica, Laicismo institucional > De guatemala a guatepeor

De guatemala a guatepeor

10 septiembre 2011

Si las anteriores corporaciones de IU solo  asistían a los actos religiosos como comparsas, es decir, representando al Ayuntamiento, como consecuencia de las invitaciones  cursadas por el Obispado (una hipótesis no documentada y un comportamiento que hemos criticado en muchas ocasiones, porque no se ajusta a la aconfesionalidad del Estado),  la actual corporación municipal está dejando a los ediles anteriores a la altura del betún, ya que ellos se lo guisan y ellos se lo comen, en colaboración con las autoridades religiosas. 

En síntesis, todo parece indicar que el actual concejal de festejos, impulsado por su devoción mariana, ha querido rescatar las  tradiciones religiosas, en connivencia con el Obispado y las cofradías y ha dado un giro radical a la celebración de la festividad del 8 de septiembre en la barriada. Es decir, el ayuntamiento se ha convertido en impulsor de la celebración religiosa, en contra del precepto constitucional.

Los hechos relacionados con la preparación y desarrollo de la festividad de la Fuensanta, patrona de las cofradías cordobesas, han dejado meridianamente claro que estamos entrando, en cuanto al laicismo institucional, en un país llamado  Guatepeor.  ¿Qué será lo próximo?

Sr. Concejal, Sr. Alcalde, la celebración religiosa y las actividades  populares no son complementarias. Las religiosas las organiza la Parroquia o el Obispado, solicitando los permisos correspondientes cuando afecten a la vía pública. Las celebraciones populares, organizadas por el Ayuntamiento y/o  impulsadas por los vecinos, tienen que mantenerse al margen de la religión. Así debería de ser, por mandato de la Constitución del 78 y por sentido democrático.

Noticia en el Diario Córdoba

PREGON EN EL SANTUARIO

Tafur encauza el sentido de la tradicional Velá

El pregonero fue presentado por el concejal de Fiestas, Rafael Jaén.

La Virgen lució en un efímero retablo situado en el altar mayor del Santuario. A.J. GONZALEZ

Tafur, Nieto, Villalba y Jaén, anoche en el Santuario.

FRANCISCO MELLADO 08/09/2011

Javier Tafur dio anoche sentido a la Velá de la Fuensanta con un pregón donde dejó claro que la tradicional celebración surge al amparo de la pequeña imagen de la Virgen de la Fuensanta, cuya menuda efigie, aparecida en 1420, presidía ayer el altar mayor del santuario donde se venera.

La Virgen, con la corona canónica sobre sus sienes, lució bajo el templete catedralicio de la Virgen de Villaviciosa escoltado con distintos puntos de luz, todo exornado con jarras de rosas blancas y centros de azucenas.

En este nuevo escenario, y cuando aún no se habían callado las voces de aquellos que protestaban por otra Velá, la rotunda voz de Javier Tafur comenzó a hacerlas cada vez más difusas al ir desgranando las raíces de la fiesta de la Patrona de Córdoba.

El pregonero, que fue presentado por el concejal de Fiestas y Medio Ambiente, Rafael Jaén, ofreció una catequesis mariana sobre la Natividad de la Virgen que fue enlazando con una hermosa metáfora sobre el agua, al ser este elemento el origen de la devoción a la Virgen de la Fuensanta.

Asimismo, Tafur tuvo palabras para recordar la importancia de volver a la tradición como una búsqueda de “la esencia misma de las cosas”; el día de la Fuensanta, señaló el pregonero, “es una vuelta a la infancia”, una vuelta “a la campanita y al reptil disecado”.

Tras recordar el patronazgo de la Virgen de la Fuensanta como patrona de las cofradías cordobesas, ofreció unos sentidos versos a la Virgen que pusieron el broche de oro a un profundo pregón cargado de mensajes.

Para concluir el acto, el alcalde de la ciudad, José Antonio Nieto, tomó la palabra para dar las gracias al pregonero por un pregón que calificó de “magnífico”. Finalmente, el pregonero fue obsequiado con un recuerdo conmemorativo del acto.

Noticias relacionadas

  1. 10 septiembre 2011 a las 17:05

    Una cosa buena y una mala. Lo bueno: Seguiremos denunciando a los meapilas de turno desde este y otros foros, ya que el trabajo no nos va a faltar. Lo malo: Seguirán sin hacernos ni puñetero caso.
    Si la corporación anterior hubiese sembrado un poco de laicismo, a lo mejor ahora los frutos no serían tan amargos. Es la hora de que la opción que dice situarse a la izquierda del PSOE comience arrepentirse de su populismo cofrade, haga propósito de la enmienda para trabajar por la renuncia total del ayuntamiento a subvencionar cualquier tipo de celebración religiosa y la promoción de los ritos de paso laicos que no quisieron ni siquiera debatir durante la campaña electoral. Tienen cuatro concejales. Son pocos. Que recen tres padres nuestros y tres avemarías y se pongan a trabajar en los plenos por el laicismo y la aconfesionalidad del Estado.

  2. 10 septiembre 2011 a las 7:38

    Hay dos hechos muy reveladores: la privatización del pregón pronunciándolo dentro del templo de rito católico, con lo que quedan excluidos los que no lo son y la exclusión de la simbología integradora: el caimán como unificador de voluntades de convivencia festiva entre creyentes y no creyentes, entre concepciones del mundo diversas con la buena voluntad como tejido conjuntivo. Con ello expulsan a los que no participan de sus dogmas, creencias y liturgias. El propio pregonero, un conocido ultraderechista, se encargó de insultar al símbolo: el caimán, negándole el nombre y llamándolo el reptil disecado. Además se permitió el chistecillo de que a él siempre le pareció, en comparación con los cocodrilos de las pelis, escuchirrimizado. Parece una tontería pero en ello hay una voluntad revanchista, contra las autoridades anteriores, para él de izquierda radical, aunque en realidad la mayoría sólo hablasen izquierdés en la intimidad. Y qué decir del díptico en el que se ha sustituido la estética lúdica por la atormentada de la contrarreforma.

    El sentido de la crónica del plumilla más meapilas de La Hojilla Parroquial (también conocida como Diario CÓRDOBA), crítico de procesiones y de los fondos de armario cofrades, tampoco dejan lugar a dudas: por fin volvieron las aguas a su cauce: el de la reconquista del sentido catequista de todas las fiestas.

    Tocan trincheras.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: