¿Existe separación Iglesia-Estado en España?

4 enero 2012

Publicado en Recuerdos de Pandora el 3/01/2012

En muchas ocasiones, sobre todo a nivel internacional, se insiste en el hecho de que España es un estado laico con separación entre iglesia y estado, pero algunos hacemos hincapié en que España es un estado aconfesional -que no laico- y que esa separación entre iglesia y estado es aparente, pero no real.

Lo primero, como siempre que se habla de este tema, es referenciar la constitución española. El artículo 16 es el que habla sobre la libertad religiosa:

Artículo 16.

1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la Ley.

2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

En líneas generales, este artículo de la constitución puede hacer creer a muchos que España es un estado laico, pero en el tercer punto se deja caer sutilmente algo que echa todo a perder: “… mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica…”. ¿Qué relaciones son estas?

Históricamente, todos los estados católicos han mantenido acuerdos con el Vaticano conocidos como concordatos. El primer concordato que firma España fue un derivado del Concilio de Constanza, en 1418. Este fue sustituido por el concordato de 1753, que a su vez fue sustituido por el concordato de 1851.

Con la declaración de la Segunda República Española, este concordato se derogó, teniendo por primera vez en la historia de España un estado laico con total separación entre iglesia y estado. Con la llegada de Franco al poder, se firma el nuevo concordato de 1953.

Tras la muerte de Franco y apenas un mes después de firmar la constitución española de 1978, el 3 de enero de 1979, este concordato fue sustituido por uno nuevo compuesto por cuatro acuerdos:

Estos concordatos complementan el artículo constitucional y otorgan a la iglesia católica de un poder real que se puede palpar en los muchos beneficios que aún a día de hoy ostentan en una sociedad cada vez menos católica. Aquí os dejo algunos ejemplos:

  • La iglesia recibirá un porcentaje del rendimiento de la imposición sobre la renta o el patrimonio neto siempre que el contribuyente manifieste expresamente su voluntad. (Artículo II.2)
  • La iglesia está exenta de impuestos sobre inmuebles. (Artículo IV.A)
  • La iglesia está exenta de impuestos sobre la renta y sobre el patrimonio. (Artículo IV.B)
  • La iglesia está exenta de impuestos de donaciones y sucesiones. (Artículo IV.C)
  • La iglesia está exenta del pago del IVA para objetos destinados al culto (Artículo III.C)
  • Los planes educativos incluirán la enseñanza de la religión católica equiparada a las demás disciplinas fundamentales, aunque sin ser obligatoria. (Artículo II)
  • Los profesores de religión serán elegidos por la iglesia -no por el estado-, pero se tratarán como cualquier otro profesor. (Artículo III)
  • La iglesia católica puede usar libremente para la enseñanza los centros universitarios públicos. (Artículo V)
  • La Iglesia reitera su voluntad de continuar poniendo al servicio de la sociedad su patrimonio histórico, artístico y documental (Artículo XV)
  • El Estado reconoce la personalidad jurídica civil de la Conferencia Episcopal Española. (Artículo I.3)

La gran mayoría de estos puntos son grandes desconocidos para la mayoría de los españoles, pero son una realidad. Pero otra cosa interesante que muy pocos saben es que este concordato tenía un punto que, 33 años después de que se firmase, aún no se ha cumplido. Se trata del Artículo II.5 del acuerdo sobre asuntos económicos:

5. La Iglesia Católica declara su propósito de lograr por si misma los recursos suficientes para la atención de sus necesidades. Cuando fuera conseguido este propósito, ambas partes se pondrán de acuerdo para sustituir los sistemas de colaboración financiera expresada en los párrafos anteriores de este artículo, por otros campos y formas de colaboración económica entre la Iglesia Católica y el Estado.

La iglesia se comprometió ya entonces a lograr por sí misma los recursos para atender sus necesidades. Así, dejaría de cobrar un porcentaje de la renta de los contribuyentes para su beneficio. Ahora seguramente a muchos os vengan a la cabeza esos anuncios que la iglesia lanza cada primavera para que los contribuyentes pongan la X con la que permitan que parte de sus impuestos vayan directamente a las arcas de la iglesia.


Separando iglesia y estado (fuente)

Así que, con todo esto, espero que nadie tenga la desfachatez de decir que España es un estado laico, o que la separación entre la iglesia y estado es real, porque de todo eso sólo pueden presumir países como Francia, que derogó su concordato con el Vaticano en 1905 separando de forma definitiva la iglesia y el estado, consiguiendo un estado laico real.

Fuentes y más información:

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: