Inicio > IRPF > El obispo pide que se marque la ‘x’ de la Iglesia

El obispo pide que se marque la ‘x’ de la Iglesia

19 mayo 2012

¡Y NOSOTROS, NINGUNA!

COMENTARIOS EN LAICISMO.ORG: COMENTARIO: No recogeríamos esta noticia si no fuese por las falsedades en que incurre el obispo de Córdoba en sus declaraciones. Es normal que él pida que se marquen las casillas de la declaración de la renta, viven de eso. Pero no se puede decir que eso no le cuesta nada al Estado porque lo pagan sus fieles: falso pues el 0,7 que se detrae no lo paga el contribuyente que marca la casilla, sino que se reduce de su aportación al Estado, en consecuencia lo pagamos todos. Como todos pagamos con más de 3.000 millones de euros anuales las obras de caridad de la iglesia: es pues una institución subvencionada por toda la ciudadanía. Y por último no sabemos de dónde saca que el 92 % de los españoles son católicos, pues los estudios sóciológicos los sitúan entre el 75 % de la población, y los que marcan la casilla de la iglesia (que no les cuesta nada) son llegan ni al 35 %. Señor obispo está usted en su derecho a pedir que marquen su casilla, como nosotros a que no se marque ninguna, pero hay que ser más honrados.

Fuente: Diario Córdoba

Recuerda su labor social: “Quien tiene un apuro acude a ella, no a los partidos”

El obispo, Demetrio Fernández, ayer, con los representantes de los medios de comunicación.

El obispo, Demetrio Fernández, ayer, con los representantes de los medios de comunicación. SÁNCHEZ MORENO

noticia pertenece a la edición en papel de Diario Córdoba.

EUROPA PRESS 18/05/2012

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, recordó ayer, tras pedir a los contribuyentes que, en su declaración de la renta, marquen la X en la casilla de la Iglesia, que “cuando alguien está en apuro, para cubrir sus necesidades básicas no acude a los partidos políticos, ni a los sindicatos, ni siquiera a las entidades públicas, donde se cobran los impuestos de todos”, sino que “la gente acude a la Iglesia Católica”. Así lo dice en su carta semanal, en la que destaca que la Iglesia “ha sido pionera en hacer el bien a lo largo de la historia, con escuelas, hospitales y obras de caridad de todo tipo. Pero, además de su glorioso pasado, la Iglesia hoy es la principal bienhechora de la sociedad”.

De este modo, “cuando alguien no tiene para comer hoy acude a la Iglesia, y la Iglesia Católica ofrece a todos, sin que tengan que mostrar ningún carné, la ayuda que está a su alcance. Es impresionante la labor de caridad que la Iglesia está realizando en este momento, atendiendo primeras necesidades de millones de personas en toda España, que sufren las carencias producidas por la crisis económica”. “Los enemigos de la Iglesia –prosigue la carta– salen en estos días a decir mentiras sobre esta realidad tan evidente, con intención de contaminar la opinión pública, pero no lo consiguen”, porque la gente sabe que cuando acude a la Iglesia Católica “encuentra siempre acogida y ayuda hasta donde la Iglesia puede dar”, en testimonio “del mandamiento del amor” de Cristo.

La Iglesia Católica, a la que, según ha recordado el obispo, “pertenece el 92% de la población española, no recibe ninguna partida presupuestaria del Estado y lo que recibe por el cauce de la X proviene directamente de los contribuyentes que así lo manifiestan libremente, y que cada vez son más”. Por tanto, “no es un parásito”, “no vive a costa del Estado, sino sostenida por sus fieles” y “hace un gran bien a la sociedad de nuestro tiempo”.

OTRA FORMA DE VER LAS COSAS

SI MARCAS LA CASILLA DE LA IGLESIA CATÓLICA

1-Estás contribuyendo a reducir tu aportación para financiar servicios públicos (la ciencia, la sanidad, la educación, la creación de empleo y los gastos sociales…), pues se desvía el 0,7% de tu IRPF a financiar los sueldos y seguridad social de obispos y 20.000 sacerdotes católicos, a mantener funcionando sus parroquias, fundaciones y OGS de todo tipo, facultades eclesiásticas, la universidad Pontificia de Salamanca, Obra Pía, los seminarios, sus congresos y sus costosas campañas de propaganda intentando imponer su particular moral a toda la sociedad. Además, la iglesia se beneficiará de la crisis en la declaración del año que viene, pues la subida del IRPF realizada por el PP, al incrementar el gravamen a cada tramo, aumentará la base imponible y, con ello, la cuota íntegra, a partir de la cual se calcula lo que se desvía hacia ella.

2-Las diócesis han pasado a tener un déficit, en relación con lo que ellas mismas aportan, del 800% en 2007 al ¡1.245%¡ en 2009. En un país en el que el déficit de las instituciones públicas está limitado al 5,3% (Estado) o casi al 0% en el caso de los Ayuntamientos, que existan unas instituciones privadas, como las diócesis católicas, con este monstruoso déficit, soportado por tod@s l@s contribuyentes, resulta atentatorio contra la justicia, la igualdad y es inmoral.

3-Así no contribuyes en condiciones de igualdad a los gastos públicos (art. 31 de la Constitución) y posibilitas que se discrimine aún más a las demás creencias y convicciones, sean o no religiosas (art. 14 de la Constitución).

4-Además estás dando tu beneplácito a que la iglesia católica se apropie de ONCE MIL millones de euros de los Presupuestos del Estado, lo que supone más del 30% de los recursos adicionales que propone obtener el Gobierno para los Presupuestos de 2012. Y ello, para financiar el culto, el clero y la propaganda católica; a los funcionarios católicos en cuarteles, cárceles y hospitales; a los catequistas en centros públicos, la financiación de la enseñanza privada católica y a otros establecimientos católicos de diversa naturaleza; el mantenimiento del patrimonio de la iglesia, más el costo, en los ingresos, por las enormes exenciones de impuestos y bonificaciones fiscales de todo tipo, que supone para los ayuntamientos, CCAA y Estado Central.

5-Gozar de estos privilegios en 2012 es una grave injusticia, así como un atentado a la libertad de conciencia y a la igualdad de trato a tod@s l@s ciudadan@s, en un país constitucionalmente aconfesional. Pero en estos momentos de grave crisis económica, con más de 5 millones de parad@s y frontales ataques a la sanidad y enseñanza públicas, así como a los derechos de las mujeres, personas dependientes y demás sectores sociales, resulta inmoral e insolidario que la institución católica “succione” una cantidad superior al 1% del PIB.

Categorías:IRPF
A %d blogueros les gusta esto: